La Brigada de Medio Ambiente tuvo que llevar a cabo al mediodía y la tarde de ayer una quincena de actuaciones para solucionar distintos desperfectos ocasionados en varios núcleos del municipio por el fuerte vendaval que sufrieron, con velocidades superiores, por momentos, a los 90 km/h.

 

La Brigada, con seis operarios municipales, comenzó a actuar y a movilizarse una vez que la Policía Municipal le hizo constar varias llamadas de vecinos alertando de ciertos desperfectos o potenciales situaciones de riesgo, la mayoría derivadas de la caída de árboles en la vía pública.

 

Entre las actuaciones de la Brigada, cabe destacar la consistente en retirar dos pinos caídos en el patio de las escuelas de Infantil y Primaria del colegio Costa y Llobera, en Pòrtol.