Diferentes equipos de trabajo de la Policía Local llevaron a cabo la tarde y la madrugada del sábado cinco controles de alcoholemia en diferentes localizaciones del municipio, en una campaña contra el botellón, con el objetivo de propiciar que los conductores, sobre todo los más jóvenes, no mezclen alcohol y conducción. En los controles, que se hicieron en puntos donde la práctica del botellón es habitual, también se midió si los conductores habían tomado sustancias estupefacientes.

 

En los cinco controles dispuestos por la Policía (el primero y el último fueron en Son Bonet) no hubo ningún conductor, de entre la cincuentena que fueron parados, que diera positivo en las tasas de alcoholemia registradas ni tampoco por consumo de sustancias estupefacientes.

 

El concejal de Seguridad Ciudadana, Pedro López, explica que «los controles que la Policía Local comenzó el sábado de forma intensiva en diferentes enclaves de Marratxí pretenden, por encima de todo, actuar con efectos disuasorios sobre aquellos conductores que pudieran tener la idea de mezclar alcohol y conducción. El objetivo, por lo tanto, va en la línea de concienciar a los conductores sobre el peligro que se deriva de beber y conducir».

López también anticipa que controles intensos como el del sábado se irán realizando por parte de la Policía Local en determinados fines de semana y en distintos puntos del municipio. Estas actuaciones se suman a las que con carácter regular ya llevan a cabo los miembros de la Policía.

Cabe recordarse, además, que en la misma línea de regular el consumo de alcohol el Ayuntamiento aprobó en diciembre una ordenanza municipal.