Un año más, Pòrtol celebró el tradicional Entierro de la Sardina, en una fiesta coorganizada entre la Associació de Persones Majors Es Turó y el área de Gent Gran del Ayuntamiento y que contó con la participación de medio millar de personas, la mayoría de este núcleo del municipio, pero también con la presencia de vecinos de otros puntos.

 

La vela de la sardina se hizo en el local de la misma asociación, con la participación inevitable de las plañideras y de las distintas autoridades, que no se quisieron perder la cita. A las seis de la tarde, como estaba previsto, la comitiva fúnebre salió en dirección a la plaza de Can Flor haciendo un recorrido por las calles aledañas.

 

En este punto, los ‘Dimonis de Fang, de Sa Cabaneta, fueron los encargados de encender la hoguera, en la que fue la principal novedad de la fiesta de este año. Una vez recibido el preceptivo permiso por parte del alcalde, se procedió a la quema de la sardina, de tamaño de considerable. Para completar la jornada, se sirvió una merienda a base (no puede ser de otro modo) de sardinas. Entre todos los asistentes, consumieron las 800 que estaban preparadas.

 

El alcalde, Miquel Cabot, subraya «la importancia de esta celebración, toda una tradición en Pòrtol, que surgió por iniciativa de los vecinos y que hoy está plenamente consolidada en el municipio». Por su parte, la concejala de Gent Gran, Cristina Alonso, destaca que «el Entierro de la Sardina es una celebración que cada año tiene una buena participación de los vecinos, sobre todo de personas mayores, y no solo de Pòrtol sino también de otros núcleos. La prueba es que se agotaron todas las sardinas de la merienda».

 

Pòrtol se vuelve a vestir de luto por el Entierro de la Sardina

 

Medio millar de personas participó de la fiesta, en la que se consumieron 800 sardinas en la merienda popular

 

Els Dimonis de Fang fueron los encargados de encender la hoguera

 

(MARRATXÍ, 25 de febrero de 2020). Un año más, Pòrtol celebró el tradicional Entierro de la Sardina, en una fiesta coorganizada entre la Associació de Persones Majors Es Turó y el área de Gent Gran del Ayuntamiento y que contó con la participación de medio millar de personas, la mayoría de este núcleo del municipio, pero también con la presencia de vecinos de otros puntos.

 

La vela de la sardina se hizo en el local de la misma asociación, con la participación inevitable de las plañideras y de las distintas autoridades, que no se quisieron perder la cita. A las seis de la tarde, como estaba previsto, la comitiva fúnebre salió en dirección a la plaza de Can Flor haciendo un recorrido por las calles aledañas.

 

En este punto, los ‘Dimonis de Fang, de Sa Cabaneta, fueron los encargados de encender la hoguera, en la que fue la principal novedad de la fiesta de este año. Una vez recibido el preceptivo permiso por parte del alcalde, se procedió a la quema de la sardina, de tamaño de considerable. Para completar la jornada, se sirvió una merienda a base (no puede ser de otro modo) de sardinas. Entre todos los asistentes, consumieron las 800 que estaban preparadas.

 

El alcalde, Miquel Cabot, subraya «la importancia de esta celebración, toda una tradición en Pòrtol, que surgió por iniciativa de los vecinos y que hoy está plenamente consolidada en el municipio». Por su parte, la concejala de Gent Gran, Cristina Alonso, destaca que «el Entierro de la Sardina es una celebración que cada año tiene una buena participación de los vecinos, sobre todo de personas mayores, y no solo de Pòrtol sino también de otros núcleos. La prueba es que se agotaron todas las sardinas de la merienda».